Resaca cordobesa

Resaca cordobesa

Resaca cordobesa

Acabamos el I Festival de Circo Contemporáneo y toca hacer balance. Un balance que no podía ser sino muy positivo, dadas las cifras de asistencia y las sensaciones de felicidad compartida con el público, así como la fluidez en el trabajo con el personal de la Delegación de Cultura del Ayuntamiento de Córdoba, con el que formamos un verdadero equipo.

Este balance y, sobre todo, estas sensaciones positivas, se han visto ensombrecidas a raíz de la interpretación que distintos miembros del circo cordobés han hecho sobre un artículo no muy afortunado del que se han extraído conclusiones que nos gustaría comentar.

Yo nunca, jamás, he pretendido decir o insinuar que no exista una excelente labor de difusión del circo en la ciudad de Córdoba por parte de los artistas cordobeses. Decir o insinuar eso no solo sería un insulto, una falta de respeto y una falta a la verdad y a la realidad de ciudad, sino que además sería una absurda manera de enemistarme y enfrentarme con compañeros a los que aprecio. Sin embargo, mi visión, mi opinión, pensaba que compartida entre el sector del circo andaluz, es que aquí, en Andalucía, el circo contemporáneo está insuficientemente apoyado institucionalmente, es poco programado y recibe escasas oportunidades. Mi visión es que los compañeros profesionales -artistas, técnicos, gestores culturales- que nos dedicamos al circo debemos aspirar a que aumenten los proyectos y las programaciones de circo. En Sevilla, en Cádiz, en Huelva, en Córdoba…

En ningún caso he querido manifestar que los cordobeses no hayan tenido oportunidad de conocer el circo contemporáneo, sino que se han tenido, por desgracia, menos de las que hubieran sido deseables, al igual que pasa en el resto de Andalucía, empezando por Sevilla, ciudad en la que trabajamos con más frecuencia. Por supuesto, la creación por parte del Ayuntamiento del Festival de Circo Contemporáneo de Córdoba es algo que va ayudar, pero en ningún caso he considerado que con este festival se hayan solucionado todas estas cuestiones. Como tampoco he querido, en ningún momento, adjudicarme a mí o a mi empresa ningún mérito sobre la convocatoria de público.

Que quede mucho por ver y por hacer en el circo andaluz no quiere decir que no se haya hecho ya mucho, especialmente por parte de algunos artistas y colectivos como, por ejemplo, los que forman parte del circo cordobés. Sobre este tema ya hablé, por iniciativa propia y sin que ningún periodista me preguntara, en la presentación del festival a los medios de comunicación, en la que situé a Córdoba a la vanguardia del circo andaluz, probablemente junto con la ciudad de Granada, y en la que mencioné el carácter pionero del ámbito cordobés dentro del circo andaluz. También aproveché para ensalzar figuras como la de Pepeciclo, del que dije, creo que textualmente, que “sin él el circo andaluz no habría llegado donde está hoy en día”. Declaraciones parecidas o casi exactas las vertí también en entrevistas en la radio (Canal Sur, La Ser y algún otro medio que al entrevistarme por teléfono no puedo recordar) y que ojalá alguien pudiera localizar. Por tanto, todo nuestro reconocimiento –y el mío personal- a tantísimos años de circo en Córdoba.

Pepeciclo, y por supuesto Güili de los Hermanos Moreno, son profesionales a los que admiro y personas a las que quiero.  Tanto es así que cuando empezó a escucharse que en Córdoba probablemente existía interés en que se celebrara un festival de circo, les propuse que elaboráramos un proyecto conjunto. Ellos me comunicaron que su intención era presentar un proyecto por separado en el que no estuviéramos nosotros, cosa que en principio me supuso un pequeño jarro de agua fría, pero que rápidamente comprendí y respeté, por supuesto. Es más, tanto a ellos como al propio Ayuntamiento, y a quien quiera escuchar, he comentado en varias ocasiones que por supuesto -¡cómo no!- los Hermanos Moreno, y muchos otros artistas cordobeses, tienen la legitimidad absoluta para desarrollar proyectos de circo en Córdoba y yo personalmente deseo que les apoyen en sus iniciativas.

Tanto estos como otros artistas cordobeses han formado parte, además, de distintos proyectos en los que hemos participado o que hemos promovido en los quince años de existencia de Noletia. Aunque nos pueda desconcertar la lejanía con la que se nos trata, pienso que es justo decir que desde esa “empresa sevillana que terminado el festival se marchará y de la que, sospechamos, no sabremos nada hasta nuevas licitaciones” hemos contratado en varias ocasiones no solo a Hermanos Moreno, sino a otras compañías como Alas Circo Teatro o La Guasa. Estos artistas, por mencionar solo algunos ejemplos, son también compañías que, afortunadamente, suelen trabajar a menudo en otras ciudades y provincias, por ejemplo en Sevilla, donde tiene su sede social nuestra empresa Noletia y donde desarrollamos, por ejemplo, el Festival Circada desde hace nueve años. Ojalá que todas estas compañías sigan teniendo la oportunidad en el futuro de trabajar en mi ciudad y en mi provincia, sin que ello genere malestar en los profesionales de aquí, y en muchas otras. Y ojalá podamos seguir colaborando y trabajando con ellos para muchísimos proyectos en el futuro.

En concreto, para el I Festival de Circo Contemporáneo de Córdoba hemos contado con artistas y compañías cordobesas para el único pasacalles inaugural, un espectáculo de la programación, los únicos talleres abiertos de circo y dos de los números de la gala de clausura. También hemos contado con empresas cordobesas en cuestiones de dotación y equipamiento técnico (alquiler de escenario, sillas, equipos de iluminación y sonido, generadores, etc) y con profesionales cordobeses para labores técnicas y de producción. Es probable que para muchos artistas o profesionales cordobeses esta presencia les resulte insuficiente, aunque es justo también señalar que la presencia de artistas cordobeses en nuestro proyecto es similar a la de los otros proyectos presentados en concurso público y que en ningún caso en el pliego técnico se especificaba mayor puntuación u obligatoriedad ni de contar con artistas de la ciudad ni con profesionales o proveedores cordobeses, cosa que hemos hecho por pura lógica.

También lamento profundamente que mi sorpresa por la respuesta del público haya sido interpretada como una forma de menospreciar el trabajo de los artistas cordobeses y por supuesto pido disculpas a quien pueda haber molestado por haberme sorprendido. Pero nada más lejos de mi intención. A nadie se le escapa que hoy en día la cuestión del público es muy complicada y que ninguna iniciativa cultural lo tiene fácil a la hora de convocar espectadores. En este caso, con una promoción realizada a cortísimo plazo (la resolución del concurso público dejó apenas dos o tres semanas para la difusión del festival, en pleno verano) y tratándose de la primera edición de una disciplina artística no tan extendida como nos gustaría, nos supuso toda una sorpresa ver cada espectáculo lleno, a rebosar de público. La cantidad de personas que nos han manifestado sentirse sorprendidas por la iniciativa, o por desconocer parte del circo que se está creando hoy en día no es incompatible con la presencia de público mucho más versado que también sabemos que el festival ha tenido. En Sevilla, por ejemplo, donde con el Festival Circada ponemos en pie unas 50 actuaciones cada año desde 2008, aún existen muchísimos prejuicios y desconocimiento en torno al circo y esa, en gran parte, es nuestra motivación para continuar. Nuestra sorpresa iba dirigida en ese sentido. Nuestra impresión de que el circo aún ha de difundirse mucho más y que entre todos debemos y podemos progresar en darlo a conocer en la sociedad tal vez esté equivocada y tal vez el circo contemporáneo es algo mucho más frecuente y cotidiano de lo que pensamos, pero desde luego no encierra ninguna crítica a ningún colectivo circense, sino una aspiración y una propuesta para seguir trabajando.

Finalmente, solo puedo decir que toda esta situación entristece enormemente tanto a mi como a mi equipo. Tal y como hablé con el propio Pepeciclo, al que telefoneé nada más conocerse la resolución del concurso público, mi intención ha sido en todo momento mantener cohesionado el circo andaluz –tanto es así, insisto, que desde el principio intenté consensuar un proyecto conjunto con los Hermanos Moreno-. En esa conversación también tuve la oportunidad de decirle personalmente que pensaba que por supuesto su trayectoria –pienso que también la nuestra- le avalaba para desarrollar éste y muchos otros proyectos en Córdoba. El circo andaluz es un sector pequeño, pero sólido, pujante y fuertemente cohesionado. A nadie beneficia, creo, que se generen bandos o corrientes contrarias, por lo que confío que más pronto que tarde se encaucen las cosas y se mantenga el espíritu constructivo y la voluntad conjunta por el desarrollo del circo. Por nuestra parte seguiremos peleando y trabajando por el circo, intentando generar nuevas oportunidades y abriendo nuevos proyectos en cuantas más ciudades mejor, como ya hemos hecho no solo en Sevilla, sino en otras provincias andaluzas.

 

Firmado: Gonzalo Andino Lucas
Director artístico del I Festival de Circo Contemporáneo de Córdoba
Gerente de Noletia, SL.

 

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*